26
Desigual
-8%
288 M€

Los resultados y la expansión internacional de Desigual venían creciendo de forma constante durante casi 20 años pero, durante los últimos tres, la marca presenta una tendencia descendente en ventas.

Las razones de este significativo frenazo se explican interna y externamente. A nivel interno, la compañía está inmersa en un programa de transformación del negocio y de reposicionamiento de marca, comandado por su fundador, Thomas Meyer. El proceso ha implicado una reducción de tiendas propias y un cambio en el equipo directivo, que ha incorporado a un nuevo director artístico, Jean-Paul Goude, para hacer realidad lo que Desigual se ha propuesto vender. Sin embargo, estos cambios no han obtenido los resultados esperados, quizá por un contexto marcado por la fuga de talento directivo.

Externamente, Desigual ha empezado a apostar por colecciones más sobrias, distanciándose de aquellas que la llevaron al éxito por su frescura pero que, de alguna forma, han sobresaturado a su target, que ha migrado hacia propuestas más sencillas. La marca ha recogido el guante y ya ofrece colecciones más ponibles en el día a día; se ha comprometido, además, a renovar al menos el 25% de las colecciones en tiendas tras entender que necesita actualizarlas más rápidamente si quiere competir con gigantes del sector.

Estas iniciativas vendrán acompañadas de una nueva imagen, un nuevo posicionamiento y campañas de publicidad que buscarán poner de nuevo en órbita a Desigual tras muchos meses sin apenas comunicación en medios masivos, anteriormente una seña de identidad de la casa.

Según sus responsables, en 2018 podremos ver a la compañía en su máximo esplendor. Queda, por tanto, esperar a ver cómo reaccionan el mercado y los clientes ante esta nueva marca Desigual.

¿Quieres saber más?
Hablamos
Historial de Crecimiento
Hello World