Estás abandonando la página y serás redirigido a la web global de Interbrand.

Trabajos

Hasta donde tú quieras

Alsa

Un mercado que ha transformado la movilidad en servicio, un contexto competitivo con un gran número de nuevos players y un consumidor, mayoritariamente joven que apuesta por el acceso en vez de la propiedad. Este ha sido el escenario ante el que Alsa se enfrentaba y al que ha decidido sumarse evolucionando su marca. Con ella quiere transmitir su rol de facilitador de servicios de movilidad sostenible, multimodal y conectada, encontrando la diferenciación y el valor para los clientes, empleados e instituciones.

Tras más de 100 años de historia, la marca Alsa necesitaba alinearse con el crecimiento y evolución continua de su negocio. Era necesaria una renovación para enfrentarse a los nuevos retos y oportunidades globales y conectar racional y emocionalmente, a través de la experiencia, con clientes actuales y futuros.

El negocio ha virado su estrategia de operador de transporte para posicionarse como un agente multimodal. Por su lado, la marca se ha construido sobre estas premisas y con las miras puestas en el futuro, sin dejar de lado su esencia: seguridad, eficiencia, solidez, sostenibilidad. Alsa se presenta como un operador de movilidad sin fronteras, multimodal y sostenible que ofrece soluciones flexibles para todos.

El punto de partida estratégico y la nueva identidad corporativa

La nueva estrategia de Alsa parte de una promesa clara: acercar a las personas y conectar el mundo de una manera segura y sostenible con las mejores soluciones integradas de movilidad. En consecuencia, se posiciona como un operador que garantiza a sus consumidores una movilidad fácil de puerta a puerta.

Este nuevo posicionamiento debía tener un impacto en su expresión visual, desde el logotipo hasta la redefinición del resto de elementos, colores, tipografías y gráfica secundaria.

Partiendo de sencillos símbolos geométricos que se integran y combinan de diferentes maneras, se desarrolló un lenguaje sencillo que transmite el futuro de Alsa: la prestación de servicios de movilidad sostenible, multimodal e integrada. El juego con estas formas geométricas inspiró el nuevo logotipo. Cada una de las flechas incorporada en las letras apuntan a uno de los puntos cardinales, asociando así la marca con un componente explorador que invita al movimiento. La opción de abandonar las mayúsculas responde al ánimo de la marca de conectar de manera más amigable y emocional con sus públicos.

Cian, el nuevo azul de Alsa

Alsa abandona su clásico azul oscuro y apuesta por el cian, un color que se asocia en mayor medida con el universo digital. Se emplean, además, diferentes tonalidades de gris para transmitir la faceta premium de la marca y el coral únicamente como elemento de contraste.

La combinación de las figuras básicas da lugar también a los “conectores”, el key visual que dota de recursos visuales a Alsa para comunicar en todos los puntos de contacto necesarios, tanto físicos como digitales. La identidad visual cuenta, además, con un sistema ilustrativo y con una tipografía propia, gracias a la cual la marca podrá comunicar con su propia voz y de manera diferenciada frente al resto de competidores.

La activación de la nueva marca ha arrancado con la presentación a sus empleados y en los próximos meses podremos ver su implementación gradual en los múltiples puntos de contacto: desde sus autobuses, larga distancia, regional, urbano y discrecional, pasando por comunicación y culminando con los puntos de venta comerciales, web y app.

¿Quieres saber más?
Hablamos