Estás abandonando la página y serás redirigido a la web global de Interbrand.

Trabajos

Lo que siempre te gustó de tu caja, lo que siempre le pediste a tu banco

Bankia
Una nueva marca para un nuevo banco, producto de la mayor fusión de entidades financieras de Europa continental.

En 2010, tuvo lugar una de las operaciones financieras más importantes de los últimos años: la integración de 7 de las Cajas de Ahorros más representativas (Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) y su conversión en banco.

Se presentaba un gran reto: definir la estrategia, nombre y la marca de la nueva entidad. El nombre debía ser sencillo y descriptivo, reflejar la realidad del banco y, a su vez, tener proyección global. Bankia nacía a partir de la raíz “bank”, que es internacional, y del ‘sufijo’ “-ia”, que aportaba un significado de apertura.

La opción fue validada en más de 20 idiomas y 25 países. A nivel jurídico, se consiguió, además, crear una marca totalmente blindada a nivel nacional, ya que se protegió en todas las Clases de Niza, algo tremendamente difícil en el panorama jurídico actual.

Posteriormente, se desarrolló un logotipo sólido y potente, donde la “N” y la “K” se fusionaban y reproducían una marca más compacta e integradora. Las terminaciones afinadas de las letras querían hacer alusión a una banca detallista y atenta. Por su parte, la “B” mayúscula representaba solvencia y autoridad.

Cromáticamente, se apostó por un caoba para el fondo que refleja la experiencia, raíces y fuerza de la nueva entidad. El verde lima, como color de resalte, se escogió por ser símbolo del compromiso; además, es tecnológico, ecológico, brillante y, a su vez, un legado cromático procedente de las cajas protagonistas de la fusión.

Todo este universo visual se alimentó de un estilo fotográfico diferenciador y tipografías diseñadas ad hoc que, junto con detalles de diseño y expresividad, ayudaban a construir marca en cualquiera que fuera su ámbito de aplicación.

 

 

Bankia es la 17ª marca más valiosa de España, con una valoración de 579 millones de euros, según el ranking Mejores Marcas Españolas 2015.
¿Quieres saber más?
Hablamos