Estás abandonando la página y serás redirigido a la web global de Interbrand.

Trabajos

Siente el latido que nos une

LaLiga

Una de las competiciones deportivas más importantes del mundo, LaLiga, renueva su marca para convertirse en una organización líder de entretenimiento global a través de la creación de experiencias de valor para todos los públicos.

LaLiga es la máxima categoría del fútbol español. Según el ranking de la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, es la mejor liga del mundo. Como marca, necesitaba trascender su valor e ir más allá de las grandes estrellas y equipos que participan de la competición.

El punto de partida se encuentra en un nuevo posicionamiento (“No es fútbol. Es LaLiga.”) y un plan estratégico que plantean retos para que la marca se proyecte de acuerdo a su esencia de forma efectiva: LaLiga es una industria de emociones que no compite únicamente contra otras competiciones deportivas como la Premier League o la NBA, sino que compite por el tiempo de entretenimiento, por ser relevante para todas las audiencias. El objetivo, por tanto, era aumentar la influencia de la marca en la decisión de las audiencias.

Tras un proceso de valoración de marca, se detectó la oportunidad de conectar de un modo más emocional con los públicos (más allá del producto que ofrece LaLiga) activando la marca a través de la experiencia, de tal manera que se materializara el posicionamiento en diferentes puntos de contacto. Existía, asimismo, la posibilidad de dar un significado al símbolo y enriquecer su vocabulario visual para contar una historia emocionante y consistente, y así trascender el mundo del fútbol; creando los recursos expresivos necesarios se evitaría que todo el peso de la marca recayera sobre el logo.

Sin latido no hay fútbol

A partir de la idea “Tiempo de latir”, se desarrolla un manifiesto y se crean “los latidos” (“beats”), formas que esperaban ser descubiertas y que nacen tras poner en movimiento el símbolo actual. La nueva gráfica no es impuesta, sino que surge del símbolo que ya conocíamos, permitiendo contar la historia de una marca que transmite emoción en cada momento.

El “latido”, por tanto, se convierte en la unidad gráfica de referencia para la nueva marca LaLiga, que se construye alrededor de tres colores principales: rojo (corazón), amarillo (creatividad, espontaneidad, luz) y azul (nobleza, confianza, ilusión). La simpleza y la contundencia buscadas se reflejan también en la elección de una única tipografía para todos los puntos de contacto.

La identidad se amplió con otros elementos pictogramas y un estilo fotográfico con una gran personalidad y que se centra, a través del encuadre y el tratamiento de las imágenes, en la transmisión de las diferentes emociones que se viven con LaLiga: esfuerzo, adrenalina, frustración, alegría, camaradería, etc.

La banda sonora de LaLiga: Los latidos del futuro

Desde su origen, LaLiga había carecido de su propia música, de un sonido integrador y reconocible, de una identidad sonora que permitiera a los aficionados del fútbol español sentirse identificados con la marca. Hasta ahora.

El latido es la base que cimenta una historia que trasciende el universo visual y que inspiró la creación del himno de LaLiga, “Los latidos del futuro”, una melodía que se escucha antes de cada partido y que une a los aficionados de todos los colores bajo las mismas notas musicales. La pieza fue creada por el reconocido compositor madrileño Lucas Vidal, ganador de un Emmy y dos premios Goya.

Esos latidos protagonizan sonoramente la composición. Por ello, LaLiga involucró a futuras madres que deseaban que el sonido del latido de sus hijos estuviese presente en la banda sonora.

Más de 130 músicos de 20 nacionalidades diferentes participaron en el alumbramiento de esta composición de tono épico, pero, a la vez, versátil, y que exhala la pasión de un partido de fútbol: el drama, la alegría, las lágrimas y los abrazos.

Con este himno, la marca LaLiga da un paso más para posicionarse en la industria global del entretenimiento.

¿Quieres saber más?
Hablamos