Estás abandonando la página y serás redirigido a la web global de Interbrand.

Trabajos

stc: you make everything go forward!

stc

“Estamos ante una oportunidad única: unirnos para ampliar nuestro mundo de posibilidades, individuales y comunes”

La compañía digital stc, líder de su categoría y una de las marcas más valiosas en Oriente Medio, atraviesa, junto con la región, un momento de cambio cultural de tal relevancia y tan veloz como ningún área geográfica ha experimentado hasta la fecha.

Hablamos de evolución cultural, no solo cosmética, basada en una estrategia de negocio previa que fue condensada en las siglas DARE (digitalizar, acelerar, reinventar y expandir) y que persigue ambiciosos objetivos:

  • Reforzar stc como un innovador digital que trasciende el negocio de las telecomunicaciones.
  • Transformar stc en un líder regional impacte más allá de sus mercados clave. De jugador local a referencia regional.
  • Construir stc como una gran familia, sencilla, clara y significativa. De diferentes marcas dentro del porfolio a una única familia con una única experiencia.
  • Convertir a stc en una compañía que lidere el camino hacia el futuro y que cuente una nueva historia que atraiga a las nuevas generaciones.

En el negocio de enriquecer la vida de las personas

De cara a preparar la marca stc para el futuro, respetando su autenticidad, era necesario establecer una nueva visión, clara y significativa.

Por ello, el nuevo propósito trasciende las capacidades de stc como tradicional operadora de telecomunicaciones y nace a partir de las necesidades de la gente en su día a día: “Amplificar las dimensiones y enriquecer la vida personal y profesional de las personas”. Esa es la ambición que guiará a la compañía en sus procesos internos y externos, acompañando a un cambio en la cultura corporativa que destaca la energía, emoción y dinamismo.

Una arquitectura de marca ajustada a las necesidades del negocio

Siempre a partir de un enfoque centrado en el consumidor, stc evolucionó todo su porfolio de marcas hacia una arquitectura monolítica con una sección independiente dedicada exclusivamente al segmento B2B.

El enfoque monolítico conecta perfectamente las marcas comerciales con la masterbrand de una manera unificada y aplica un sistema de código de colores para cada uno de los descriptores de las marcas comerciales, ofreciendo a los clientes una percepción clara de sus diversificadas unidades de negocio.

En el segmento B2B, el negocio necesitaba de un cierto grado de independencia de la masterbrand. Esa es la razón por la que las tres marcas B2B, conocidas como “Activators”, están diferenciadas, aunque a la vez siguen conectadas a la masterbrand aplicando el sistema visual a su identidad de manera única y exclusiva en cada una de ellas.

La arquitectura final fundamenta una experiencia de marca sólida al centrarse en la claridad y en una consistencia visual y estratégica en todo el porfolio.

Idea de marca y slider

El alma de la nueva stc, condensada bajo el claim “Everything’s going forward!”, inspiró la renovación de la identidad visual. La meta era crear un sistema de diseño bajo una clara premisa: enriquecer el vocabulario visual de la marca a través de un sistema de diseño que funcione como un único equipo, contando una historia potente.

La marca habla del futuro y de un avanzar sin pausa, pero ¿cómo imaginar una idea de futuro sin caer en lugares comunes? Había que encontrar la manera de expresarlo de una manera sencilla, humana e innovadora, creando una nueva metáfora que emanara de la estrategia de marca. La respuesta viene expresada  por un movimiento humano y digital a la vez, que transforma, descubre, activa, abre, facilita y es omnipresente cuando interactuamos con pantallas: el slider. El poder de avanzar y cambiar está – y estuvo siempre- en la punta de nuestros dedos.

Este slider o forward gesture sirve a stc para expresar tres fenómenos: enlace (te lleva de un punto positivo a otro aún mejor), revelación (funciona como una ventana o puerta hacia nuevas posibilidades) y transformación (un agente de cambio del entorno).
Es dinámico porque invita al usuario a actuar. Es interactivo porque pone en el centro al usuario, no funciona sin él. Es creativo porque es una herramienta que permite hacer cosas que no podías hacer antes y te muestra lo qué está por venir.

Logotipo. Construyendo sobre el nombre.

El slider, como una energía sin pausa hacia el futuro, funciona como la esencia de la nueva identidad visual de stc. Toda esa energía está encapsulada en el logotipo; concretamente, el recurso interviene de manera simple e icónica sobre la “t”.

El nuevo logo ya no cuenta con un símbolo, no lo necesita. Su nombre toma el protagonismo y se convierte en el nuevo símbolo, pasando de las mayúsculas a las minúsculas para transmitir más cercanía, y utilizar una forma de escribir más joven y digital. Además, se ha eliminado el descriptor que anteriormente formaba parte del logotipo y, por tanto, este trasciende el significado de sus siglas.

Menos elementos, más icónicos, todos contando una misma historia a través del slider: “tú haces que todo se mueva hacia el futuro”.

Colores y tipografía. Construyendo sobre el morado.

La identidad visual se asienta sobre tres colores principales: un nuevo morado más vibrante y digital (el color que se mantiene y con el que ya se identifica en la región a stc, y que transmite creatividad, inspiración e imaginación), el blanco “Air” (representando claridad, luz y sencillez) y el coral (un color de resalte que le da un toque más juvenil a la marca y transmite colaboración y energía).

Asimismo, se ha desarrollado stc Forward, una tipografía ad hoc que abarca la familia latina y árabe, e incorpora en sus trazos hiperextendidos horizontalmente la historia del slider.

¿A qué suena stc?

Una marca no es solamente visual, es una experiencia. Y es allí donde la música se convierte en un elemento clave para trascender y hacerse icónica en otros medios. stc cuenta a partir de ahora con una melodía musical propia, cuyas distintas versiones fueron grabadas en los prestigiosos estudios londinenses de Abbey Road.

Otros elementos: fotografía, ilustración, etc. Un sistema contando una única historia visual

De cara a enriquecer el lenguaje de la marca, se desarrolló un estilo fotográfico marcado por la luz propia de stc, con pocos elementos y mucho contraste, siempre con sensación de movimiento y la presencia de la marca a través del color.

Además, se ha creado un estilo ilustrativo bajo las mismas premisas y que permite imaginar un futuro para la región, reflejando su realidad cultural (tradiciones, vestimenta y comportamientos). Se diseñó un sistema de elementos individuales que pueden combinarse de manera flexible para crear historias más grandes.

La identidad será implementada en todos los puntos contactos físicos y digitales (digitales, apps, campus, interior de oficinas, espacios retail, merchandising, etc.).

Mirando hacia delante

Esto es un renacimiento más que un rebranding. Es la revelación de algo poderoso. Nuevos servicios más allá de las telecomunicaciones (entretenimiento, fintech, seguros, apps y más) y nuevos mercados más allá del local. Un nombre nuevo, una identidad verbal y visual fuerte, una personalidad heroica y una actitud que finalmente se alinean con esta transformación – de una telco local a un puntal digital en la región.

La vida avanza. La región avanza. La tecnología avanza. Y stc avanza hacia el futuro con emoción y sin límites.

¿Quieres saber más?
Hablamos