Puntos de vista

Las marcas mexicanas trascienden las fronteras

De nuevo las marcas mexicanas están demostrando que generan no sólo valor de marca sino valor de negocio en forma de respuestas para sus clientes más personalizadas y relevantes. Aunque si bien es cierto que cada marca tiene las particularidades de su sector y su propia esencia, observamos que hay características comunes entre las marcas que aparecen entre las top 25 marcas mexicanas en Best Mexican Brands 2017.

Tienen una estrategia clara de crecimiento. Con crecimiento no nos referimos exclusivamente a la generación de ingresos y el crecimiento del número de personas que componen su equipo, sino a tener una estrategia para mejorar la calidad de su producto y tener un plan de expansión (y de internacionalización en algunos casos). Las marcas que más ganan no se duermen en los laureles. En su lugar, innovan y se replantean cómo pueden seguir mejorando y creando mejores experiencias en beneficio de sus clientes. Este es el caso, por ejemplo, de la recién incorporada en el estudio marca de lácteos Lala, que más allá de simplemente vender leche ha sabido posicionarse como el alimento nutritivo que mejora la alimentación de sus clientes y les cuida o Bachoco, la marca de pollos y huevos, que ha sabido ampliar su oferta hasta convertirse en un referente de la correcta alimentación.

 

Difuminación de los sectores tradicionales es otra clave importante del éxito de que incrementen el valor de sus marcas. El crecimiento multidimensional de la marca se define por entender las barreras de la propia marca frente a las normas de la categoría. Estas barreras se convierten por una parte en una medida de las limitaciones de la marca pero por otra en un claro barómetro de su potencial. Este es el caso especialmente de Mexichem y de Sanborns, que han sabido diversificar su oferta a partir de sus puntos fuertes.

 

Atención minuciosa del cliente, en todos los puntos de contacto. Esto se traduce en experiencia, saber hacer y gran interés por defender la autenticidad y la esencia de su marca fundacional, lo que resulta en estándares de calidad más altos y detalles excepcionales personalizados y adaptados a las necesidades de los clientes. Este es el caso de Banregio, cuya visión es ser un banco en sintonía con la comunidad y se ha posicionado en México como uno de los bancos referentes para los emprendedores de las Pequeñas y Medianas Empresas, pues ofrece financiación y asesoría acorde a todas las ramas.

Son tiempos apasionantes para las marcas mexicanas, tal y como demuestra Best Mexican Brands 2017 y me complace ver cómo independientemente del sector, las marcas en México no entienden de fronteras, ni sectoriales ni geográficas, y están haciendo esfuerzos por innovar y salir de su zona de confort, para seguir creciendo como marcas, en beneficio directo del crecimiento de sus negocios.

Contribuidores

Global Chief Growth Officer